Cientificos japoneses (Universidad de Yokohama, Instituto de tecnología de Tokio y C-Met) han desarrollado un material de impresión 3d con el cual se pueden realizar figuras del tamaño de una bacteria. Los investigadores consiguieron imprimir formas medidas en micras, incluyendo al conejito más pequeño realizado hasta ahora.

Aparentemente, el modelo realizado parece simpático pero poco útil, aunque en realidad es otra puerta abierta al desarrollo de tecnología aplicada a la ciencia médica. (Impresión de células y micro-electrododos).

La principal característica de estas figuras es que pueden ser carbonizadas, incrementando de esta forma la conductividad de la resina (esencial para usos médicos en el cerebro). Las resinas que se comercializan hoy en dia pueden imprimir objetos pequeños pero carecen de la posibilidad de ser carbonizadas.

Para obtener las figuras impresas se utilizó luz ultravioleta y láser. Una vez el proceso se haya perfeccionado los científicos utilizarán el material para tratar enfermedades como el Parkinson o la epilepsia. Otra aplicación en la que podría utilizarse son las baterias y células de combustible. El siguiente paso es crear estructuras que soporten temperaturas mucho más elevadas.

Deja un comentario