El pasado miércoles, Stratasys adquirió MakerBot, uno de nuestros conocidos fabricantes de impresoras 3d domésticas. Makerbot, fundada en 2009 por Bre Pettis ha vendido por todo el mundo unas 22.000 impresoras 3d de FDM (Fused Deposition Modeling), o lo que es lo mismo impresoras de deposición de hilo fundido que han adquirido el sobrenombre de “impresoras 3d domésticas”.

Además de MakerBot, Stratasys ha adquirido de forma conjunta el sitio web Thingiverse.com, el cual contiene la mayor base de datos de objetos tridimensionales en formatos imprimibles. Para completar la compra se agrupa el servicio al cliente, la tienda física y los acuerdos estratégicos con Autodesk, Adafruit, Nokia, la consola Ouya, el museo MoMA y Amazon, que cuenta con una sección dedicada a la reproducción de objetos tridimensionales.

Pettis continuará al frente de MakerBot como director, siempre bajo la protección ( ¿y directrices? )  de la multinacional Stratasys. Esta adquisición por parte de Stratasys demuestra su preocupación por estar al presente en el sector de la impresión 3d doméstica, del cual estamos oyendo hablando tanto en los últimos días y en el que tenía un hueco que rellenar.

Sin embargo, esta adquisición es algo que no va a dejar indiferente a todo el mundo. ¿Cómo se tomarán los seguidores de MakerBot está decisión?. Recordemos como reaccionó la comunidad de MakerBot cuando Bre Pettis decidió pasar de las fuentes de código totalmente abierto (open source) a “algo” a caballo entre el código abierto y cerrado. La decisión no les hizo especialmente felices y así lo expresaron en las redes sociales. Bre fue acusado de ser un chaquetero y capitalista intrigante decidido a hacer millones a expensas de los seguidores del código abierto. Pensándolo desde el punto de vista de los 200 empleados de MakerBot, Pettis ha tomado la mejor decisión para que su actual plantilla pueda seguir cobrando sus nóminas, lo cual es un lujo con la actual situación económica.

Deja un comentario