El año pasado un grupo de investigadores de la universidad británica de Exeter desarrollaron la primer impresora 3d de chocolate. El dispositivo, denominado ChocALM (Chocolate Additive Layer Manufacturing) utiliza los principios esenciales del prototipado rápido utilizando chocolate fundido en vez de plástico.

El precio de esta curiosa impresora 3d es de 3.300 $. La configuración de la misma es muy sencilla, se llena de chocolate la jeringa, seleccionamos el “cabezal de impresión” y comienza la impresión de tu modelo favorito. Para realizar los diseños en 3d los usuarios utilizan un software de modelado open-source. Esta curiosa impresora tiene un pequeño inconveniente y es que aún no está aprobada para el consumo humano. Es decir, se puede utilizar para realizar las creaciones artística que deseemos y poder admirarlas pero no comérnoslas. En cualquier caso, en los próximos seis meses está previsto sacar al mercado la versión apta para el consumo.

 

 

 

 

 

 

.

Deja un comentario