En este artículo os contamos cómo las impresoras 3D están comenzando a implantarse en las universidades de forma generalizada.

Si nos preguntamos cuándo una nueva tecnología alcanza la mayoría de edad, quizá la respuesta sea cuando las universidades comienzan a implantarla en sus procesos educativos.

En España, durante los últimos meses, ha habido un número creciente de universidades que han incorporado impresoras 3D a sus departamentos de ingeniería, de diseño en tres dimensiones o en laboratorios de mecánica o robótica entre otros muchos.

Algunas de las últimas universidades en adquirir estos sistemas son la Universidad del País Vasco, que los ha implantado en sus escuelas de Ingeniería, de Arquitectura y de Bellas Artes o la Universitat Autònoma de Barcelona que lo ha instalado en el Servei de Tractament d’Imatges en colaboración con el Centre D’Estudis del Patrimoni Arqueologic de la Prehistoria. La Universidad Carlos III de Madrid, ha sido la última en adquirir una impresora 3D por el momento y lo ha hecho para su departamento de robótica.

Rikardo Mínguez es profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao y el responsable de la implantación de este sistema para el Laboratorio de Diseño de Producto. Citándole, cuándo se le pregunta por el propósito de la adquisición de este sistema dice: “Complementar la infraestructura de Prototipado Rápido de nuestro Laboratorio con una máquina compacta y competitiva que encaja perfectamente con nuestros objetivos de  investigación y docencia.” Su laboratorio disponía ya de un sistema de prototipado rápido “Dimension” y, atraídos por la capacidad de Zcorp de realizar piezas en color real y a un coste más ajustado, decidieron realizar la inversión y disponer de la solución de prototipado rápido más completa del panorama universitario nacional.

Carlos Urruela es profesor del Departamento de Escultura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco. Han adquirido la impresora 3D para poder dar el paso del diseño digital en ordenador a la pieza física. Desde su incorporación es posible para estudiantes y profesores obtener de una forma eficaz y económica el resultado final de su trabajo de diseño. Es un proceso automatizado que supera ampliamente al más “artesanal” que se venía utilizando hasta ahora.

Joan Masoliver i Puig, director técnico del Servei de Tractament d’Imatges de la Universitat Autònoma de Barcelona utiliza una Zprinter 450 desde hace algo menos de seis meses aunque comenzó a estudiar la tecnología de impresión en 3D hace prácticamente dos años. Su departamento ofrece un servicio interno de realización de modelos y prototipos dentro de la propia universidad.

Alberto Jardón, director del Laboratorio de Robótica Asistencial del Parque Científico de la Univ. Carlos III de Madrid ha promovido la adquisición de este sistema para, en sus palabras: “Cubrir nuestras necesidades de prototipado rápido, para su aplicación al desarrollo de nuevos dispositivos e interfases de control, ayudas técnicas, adaptaciones y herramientas específicas para la asistencia de AVDs mediante la cooperación robot-usuario, en la filosofía de diseño para todos. Además se empleará para dar servicio al resto de Labs y Dptos asociados al CIT de Discapacidad y Dependencia, al CIT de Seguridad y al vivero de empresas del PCT”.

Estos son sólo algunos ejemplos de entre las muchas universidades en todo el territorio nacional que han incorporado impresoras 3D de Zcorp en sus procesos formativos y de investigación.
Podemos decir que, por fin en este país, las tecnologías de prototipado rápido y de impresión en 3D han alcanzado la mayoría de edad y por fin “van a la universidad”.

Deja un comentario